viernes, 27 de febrero de 2009


Recordar ayer
vivir hoy
pensar mañana

12 comentarios:

Soledad Sánchez M. dijo...

Y a veces, el úlimo verso, hasta podría omitirse.
Se hace larga la espera de tus posts.

Un beso.

Soledad.

Pedro R. D. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro R. D. dijo...

Mientras seguiremos pensando hoy por qué no vivimos ayer lo que podríamos recordar mañana. ;)

Te echábamos de menos. Un fuerte abrazo.

G dijo...

Respecto al contenido:
Sigo pensado que lo más importante no es el qué (recordar, vivir, pensar...), ni siquiera el cuándo (ayer, hoy, mañana), sino el cómo (alegre, viva, lógica...).

Respecto a la forma:
Aquí el caso es que se noten las influencias orientales ¿no? :>
Tengo yo un librito de haikus en casa. Si quieres te lo paso.

Muchos besos, preciosa.

Elio Milay dijo...

Según cuenta un antiguo relato japonés, un belicoso Samurai desafió en una ocasión a un maestro Zen a que le explicara el concepto de cielo e infierno.
Pero el monje respondió con desdén:

- "No eres más que un patán. ¡No puedo perder el tiempo con individuos como tú!".

Herido en lo más profundo de su ser, el Samurai se dejó llevar por la ira, desenvainó su espada y gritó:

- "Podría matarte por tu impertinencia".

- Eso, repuso el monje con calma, "es el infierno".

Desconcertado al percibir la verdad en lo que el maestro le señalaba con respecto a la furia que lo dominaba, el Samurai se serenó, envainó la espada y se inclinó, agradeciendo al monje la lección.

- Y eso, añadió el monje, "es el cielo".

"La paz interior se halla cuando el que la busca deja de hacerlo, no por haberla encontrado, sino por descubrir que siempre estuvo con él y no fuera de él."

Elio Milay dijo...

Hola, Leona.

Me agrada muchísimo que hayas regresado a la estética original. Es uno de los detalles que "enganchan" al que entra por primera vez. (Al menos, es lo que sucedió conmigo.)

Pero estoy seguro de que podrías saca tiempo de algún lado (o ganas, que quizá no tengas muchas) e ir añadiendo reflexiones semanales. Como mínimo, una a la semana, mujer. Yo sabiendo que el blog se mueve, entraría siempre, a ver si hay alguna novedad. Y estoy seguro de que como yo, hay much@s. Da mucha Tristeza Líquida que Tristeza Líquida no se actualice.

Es una contradicción, pero cuanta más Tristeza Líquida hay, más me animo y alegro yo...

Mis mejores deseos para ti. En todo.

butherfly dijo...

q triste realidad...

yo he pasado por esos estados... y vuelvo a navegar

Besazos guapa...

Elio Milay dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elio Milay dijo...

Liquid Sadneeeeeeeeeeeeeess...

¿Te has vuelto líquida de verdad?

Aquí te dejo la aventura de los niños líquidos.
(No es por nada, pero te quedaría genial como entrada del blog.) Y de paso te animaría un poco.
Total, también la alegría es azul.

http://www.youtube.com/watch?v=s7fre8mnKeI&feature=related

Serenella dijo...

Para mí, en cada tiempo estás tú

Elio Milay dijo...

Qué larga se hace la espera...

Te gusta hacernos sufrir a tus incondicionales.

Indigo dijo...

Gracias a todos, por pasar por aquí, por aguantarme los abandonos y por no abandonarme ^_^.
Un abrazote bien rejuerte