miércoles, 19 de noviembre de 2008


Los enganchados a los sueños

mueren por sobredosis de expectativas

7 comentarios:

Soledad Sánchez M. dijo...

¡Qué muerte más dulce!


Un beso.


Soledad.

al rey dijo...

Mira, al menos ya sé que no moriré aplastado por un meteorito ni por un ataque de abejas asesinas (vaya muertes más truculentas se me ocurren, jeje)

Saludos del vago desde la mitad de la semana!

Indigo dijo...

Sole, montones de besos que ya traía atrasados. Qué placer verte de vuelta, aunque lo empañe la pena que te retuvo.
Abrazos, besos y cosas

Indigo dijo...

Jue, Rey...tú sí que sabes buscar finales apoteósicos ^_^
Abrazote

(huuummm...ando un poco desconectada, seguro que no te he dicho cuanto me gustan regustan y requete gustan tus vectoriales ^_^)

mia dijo...

He buscado donde pinchar para seguirte

y mi torpeza me impide...

Dentro de tu azul revive

el alma y canta el cuerpo

Te había perdido,te recupero!!!

Todos mis besos,y

algunas naranjas....

♥♥♥besos♥♥♥

Serenella dijo...

Pase por aquí, leí y pensé que últimamente la sobredosis de realidad que padezco no me permite mucho soñar (con lo que me gusta)

Un beso enorme, mana preciosa.
Fabio preguntó por ti en mi blog :)

butherfly dijo...

Mi querida Indigo... vaya q verdades puedes decir en tan pocas palabras...

Desde mi amada Galicia... un besazo y un abrazo